Como carvar calabazas para Halloween. Ideas para hacer con niños

Aunque Halloween es una fiesta relativamente nueva y que hemos adoptado de otros países, me parece que tiene su punto para festejarla con los pequeños de la casa, creo que es ideal para quitarle un poco de hierro al tema de los monstruos y los fantasmas y sobre todo, en los tiempos que corren, podemos aprovechar para hacer algo divertido en casa.

Nosotros estuvimos decorando nuestras propias calabazas de Halloween la semana pasada, es algo que Lucas nos llevaba pidiendo semanas y estos días de atrás en los que ha hecho mal tiempo y no hemos podido salir mucho de casa, hemos aprovechado para hacer actividades en familia relacionadas con el Otoño y sus festividades.

Carvar calabazas es muy sencillo, solo necesitáis las calabazas, un cuchillo o puntilla que esté bien afilada, una cuchara para vaciarlas y un rotulador o lápiz para dibujar las facciones de la cara espeluznante que hayáis elegido.

Os recomiendo que antes de comenzar la actividad lo tengáis todo preparado, para que así los pequeños puedan ver y hacerse una idea de lo que va a suceder. Si los niños son muy pequeños, como es nuestro caso, será el adulto en todo momento quién manejará la puntilla para hacer el carvado, pero no os preocupéis, que los pequeños podrán intervenir de muchas otras maneras.

En primer lugar, haremos una abertura en la parte superior de la calabaza para quitar “el sombrerito”, y después procederemos a vaciarla, retirando con una cuchara las pipas y la pulpa. Aquí es donde Lucas y Claudia se divirtieron más, primero olieron las calabazas, nos ayudaron a vaciarlas con una cuchara y separaron en boles la pulpa de las pipas, incluso se atrevieron a probarla.

Después yo, con una cuchara, me encargué de raspar bien las paredes de la calabaza por dentro, para retirar bien todos los restos de pulpa; con un rotulador, dibujamos los ojos, la nariz y la boca de las calabazas, aquí también podemos hacer partícipes a los niños y nos sorprenderán con ideas divertidísimas, y por último el chico barbudo se encargó de carvarlas con mucho cuidado con la puntilla. Para quitar los restos de tinta, si os ha quedado algo, solo tenéis que humececer un algodoncito con alcohol (o gel hidroalcochólico, que seguro que tenéis millones de botes por casa) y pasarlo suavemente hasta que se elimine.

Para evitar que las calabazas se pudran demasiado rápido, podemos rociarlas con laca por dentro, eso hará que se cree una película y se conserven durante más tiempo.

Para hacer esta actividad os recomiendo que compréis el tipo de calabaza que veis en la foto, porque tienen la piel más blanda y os será mucho más sencillo a la hora de hacer el dibujo.

En cuanto a los usos que le dimos al relleno de la calabaza, os diré que no es una calabaza con demasiado sabor así que no merece la pena usar la pulpa para una crema, pero si por ejemplo para un bizcocho, y eso fue lo que hicimos, un pastel de calabaza que nos quedó jugoso y riquísimo.

Las pipas también las aprovechamos, las lavamos bien, las dejamos secar estiradas en una bandeja, y después las tostamos el el horno, y nos han servido de snack saludable durante estos días, Lucas es un devorador de pipas, ¡Le encantan!

Para terminar, solo deciros que merece mucho la pena hacer estas propuestas con ellos, es un rato agradable que pasamos en familia, trabajamos con las manos, los que nos ayuda a mantener la calma y la concentración y nos mantiene alejados de las pantallas, además el resultado es fantástico y a ellos les hace muy felices, para muestra un botón…

¡¡Happy Halloween!!

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s