Crema de invierno de alcachofa de Jerusalen, trufa y emmental



Ya quedan pocos días para entrar en el invierno, la navidad está a la vuelta de la esquina y aunque no hace, todavía, demasiado frío, a mi ya me apetece tomar cremas a todas horas.

La crema que os traigo hoy es deliciosa, tiene un sabor muy suave y es perfecta para las noches frías que están por llegar o, ¿porque no? Para acompañar alguna de nuestras cenas o comidas navideñas.

La alcachofa de Jerusalen o tupinambo es un tubérculo con un sabor delicado entre la alcachofa y la patata. De textura similar a esta última, no almacena almidón y es considerado un alimento diurético, ya que, en su composición encontramos un 80% de agua, junto con un un 15% de proteínas, un 9% de carbohidratos, un 4% de fibra y un 1% de grasa, además de vitaminas y minerales.



En España no estamos muy acostumbrados a este particular vegetal provimiente de América, pero os aseguro que si la probáis querréis repetir una y otra vez.

Es cierto que no es fácil encontrarlas, yo las consigo en una frutería de Pozuelo que tiene gran diversidad de productos, pero estoy segura de que si habláis con vuestro frutero de confianza, éste os las podrá conseguir sin problema. 


Para darle un toque distinto a la crema, le he puesto trufa negra, ya que aún tenemos las últimas de la temporada, que le aporta un sabor aún más delicado y seductor, si os fijáis en la foto, las pintas negras que se aprecian se deben a este ingrediente.


Desde luego os animo a preparar esta rica crema, quizá si comenzamos a utilizar más este tipo de vegetales nuestros fruteros se animen a traer tupinambos mas a menudo…

CREMA DE ALCACHOFA DE JERUSALEN, TRUFA Y EMMENTAL

INGREDIENTES:

(Para 4 personas)

25 ml. de aceite de oliva virgen extra

25 gr. de mantequilla

1 cebolla grande

600 gr. de alcachofa de jerusalén

1 litro de caldo de pollo 

100 gr de queso emmental

1 trufa negra en conserva

2 cucharadas colmadas de crème fraîche (unos 60 gr.)

Sal al gusto

Orégano fresco para decorar

PREPARACIÓN:

En primer lugar cortamos la cebolla finamente y la rehogamos en una olla con el aceite de oliva y la mantequilla.

Cuando la cebolla esté pochada, añadimos la alcachofa de jerusalen pelada y cortada en trocitos. 

Dejamos cocinar durante un par de minutos para que se mezclen los sabores, añadimos un poco de sal, y cubrimos con el caldo de pollo. 

Dejamos cocinar durante unos 30 minutos aproximadamente o hasta que la alcachofa esté tierna.

Una vez transcurrido el tiempo, añadimos el queso emmental rallado y dejamos que se funda, incorporamos la trufa y trituramos todo hasta obtener una crema fina, lisa y sin grumos.

Rectificamos de sal si es necesario y servimos en un plato hondo o cuenco, acompañada de unos chips de alcachofa de jerusalen y unas hojas de orégano fresco para decorar.



OBSERVACIONES:

 Para realizar las chips de alcachofa de Jerusalén, simplemente cortamos finas láminas con un pelador o una mandolina y las freímos en abundante aceite caliente, con cuidado de que no se nos doren en exceso, ya que, tomarían un sabor amargo.

 Si reducimos la cantidad de caldo de pollo de la receta, podemos obtener un puré más espeso que sería ideal para acompañar cualquier plato de carne para nuestras cenas festivas de navidad, como por ejemplo un pavo relleno o cualquier otra carne.

 La trufa negra en conserva, podéis encontrarla sin problema en los supermercados Mercadona en la zona de especias o en los hipermercados Alcampo en la zona de conservas vegetales, al lado de las setas en conserva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s